Texto correspondiente a una de las conferencias programadas durante el Memorial Beckett que tuvo lugar en la Sala Beckett en Setiembre-Octubre de 1990.   El silencio que nos congrega esta tarde no es aquél que aterraba a Pascal, el de los grandes abismos siderales, sino el otro, quizás no menos aterrador que se abriría aquí...