Comparezco aquí para hablar de teatro, aunque del teatro, como de los sueños, no se deba hablar. Comparezco como autor cuyas obras no han sido representadas, es decir, como autor que no ha perdido su intimidad. Y, sin embargo, estar aquí ya supone perder toda intimidad. Algo más supone. Me convocan -me sacan de casa-...