Ramon Simó ha sido siempre, desde que tuvo uso de razón, instancia enunciativa. Cuentan que ya desde muy pequeñín, cuando le preguntaban qué quería ser de mayor, distanciábase con orgullo de sus compañeros del cole, que siempre respondían ...