Con montajes procedentes de Valencia, Andalucía, Madrid, Asturias y Euskadi, la Sala Beckett presentó, durante los meses de enero y febrero, una minúscula Muestra de Teatro de las Autonomías que llevaba implícita una doble crítica: por un lado —y frente el interés a menudo snob que despiertan los grandes montajes extranjeros—, una crítica hacia el...