A Rafael Spregelburd no le gusta el sushi. En realidad, no come pescado bajo ningún punto de vista. Y cuando inocentemente se le propone ir en busca de un lugar donde sirvan sushi no se preocupa por rechazar la propuesta con el gesto de disculpa propio del que constituye la excepción, del que tiene la...