Conocí a Marius en Londres, en el verano de 1998, cuando coincidimos en la residencia internacional de autores que organiza el Royal Court Theatre. Lo primero que supe de él fue lo que él mismo trajo —un singular objeto, según precisas instrucciones del Royal Court que todos cumplimos obedientemente— para presentarse y presentar a su...