32) Al cumplir diez años me llevaron por primera vez a la opera. Se presentaba El trovador, y me llamó la atención cuánto sufrían estas personas y que nunca tuviesen el Mimo equilibrado y rara vez estuviesen alegres. Pronto me adapté al estilo patético. La alborotada Leonor comenzaba a gustarme, y cuando con grandes aspavientos...