Cuando, a finales de los cincuenta, se tuvo noticia en España del teatro de Beckett, nuestros escenarios vivían sometidos a dos presiones muy precisas y ligadas entre sí: una, el debate político, estimulado por el hecho de vivir en una dictadura y por el entonces apremiante discurso brechtiano sobre la fun­ción del arte y, concretamente,...