En los EE. UU., la población hispana ronda el 14% del total. Es, seguramente, la «minoría» mayoritaria y ha liderado en los últimos tiempos uno de los movimientos de emergencia cultural más interesantes.