[1]Para mí, la ópera sigue siento una representación de cuentos de hadas para mentes no infantiles, pero sí abiertas a la ingenuidad y a la fantasía, ya que la ópera nos abre un mundo que es exclusivamente teatral; no es televisión o cine, en los que la cámara se mete por todas partes y nos...